10 de Septiembre Día mundial para la Prevención del Suicidio.

El 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, se fomentan en todo el mundo compromisos y medidas prácticas para prevenir los suicidios. “El primer medio para salvar, es escuchar. Trabajemos juntos para prevenir el suicidio”,

La OMS calcula que “más de 800.000 personas mueren cada año por suicidio y esta es la segunda causa de fallecimiento entre los 15 a 29 años de edad”, después de los accidentes de tráfico. Además, hay indicios de que se producen al menos 20 intentos por cada suicidio consumado. La organización internacional propone, entre otras, las siguientes medidas preventivas: 

-La detección y tratamiento tempranos de la depresión y de los trastornos por consumo de alcohol y otras sustancias.

-El seguimiento de las personas que han intentado suicidarse, proporcionándoles apoyo psicosocial.

-La adopción por parte de los medios de comunicación de unas normas de información responsable sobre los suicidios.

-La incorporación de la prevención del suicidio como uno de los servicios básicos de los sistemas sanitarios.

Cada persona puede aportar algo

Para todo lo anterior se requiere la acción de instancias sociales y políticas, pero también es mucho lo que cada uno de nosotros puede hacer para prevenir el suicidio en el entorno más cercano.

En los últimos tiempos, se trata con mucha más naturalidad todo lo relacionado con las enfermedades mentales, pero aún queda mucho por hacer.

El suicidio tiene una connotación que hace que cueste mucho verbalizarlo en el contexto familiar, pero cuando se expresa se reduce mucho la angustia de los afectados y ayuda a asumir la situación

Por lo tanto, es fundamental acabar con el tabú del suicidio para poder ayudar de forma eficaz a las personas con más riesgo y darles todo el apoyo afectivo y profesional que necesitan.

Buscar ayuda profesional

Los trastornos mentales más relacionados con el suicidio son fundamentalmente los afectivos, como la depresión y el trastorno bipolar, pero también ejerce una poderosa influencia el consumo de alcohol y otras sustancias, así como la combinación de un trastorno afectivo y el abuso del alcohol.

El diagnóstico y tratamiento temprano de enfermedades como la depresión por parte de profesionales de la salud mental tiene un claro impacto en una menor tasa de suicidios.

Es importante buscar ayuda profesional de forma oportuna  porque se ha comprobado que, una vez que surgen pensamientos relacionados con el suicidio, muchas veces hay un avance gradual hacia las ideas a la planificación, el siguiente paso son ciertos gestos, luego hay un intento y, finalmente, puede llegar la consumación.

Atención urgente sí, pero también seguimiento

Se puede hacer mucho para frenar ese avance paulatino, y con mayor razón cuando se produce un primer intento. Es entonces cuando deben saltar todas las alarmas.“En hasta un 50% de los suicidios consumados ha habido un intento previo”

Por eso, para no dejar abandonada a ninguna persona, existen programas específicos en los servicios de salud mental de las comunidades autónomas para activar un protocolo de atención y seguimiento a las personas que han intentado suicidarse porque en los primeros días y hasta el año es cuando hay más riesgo de repetición. 

Compartir ésta información en:
Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Imprimir página

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Sigue explorando...

Compartir en:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Enviar por Email
Google+
Imprimir